En vez de ley sanitaria, liberen y devuelvan recursos municipales que pagan políticas nacionales